Alemania, el motor económico de Europa, es por su historia uno de los principales destinos en los viajes al Viejo Continente. La gran cantidad de lugares para visitar, con palacios, castillos, ciudades con bellas plazas de mercado, junto con la extensión del poblado territorio hacen difícil el dar por visitado este país en poco tiempo. Les ofrecemos una propuesta de dos semanas de duración que, naturalmente, queda sujeta a su decisión de distribución de los tiempos disponibles y de los lugares que deseen visitar.